Dolor de artritis menor y en las articulaciones

Viajar con artritis

Viajar con artritis
Escoger alojamiento

Al escoger un lugar para hospedarte, ten en cuenta que algunos hoteles tienen más opciones que otros para las personas con artritis. Pregunta si los siguientes servicios están disponibles y reserva el hotel que mejor se adapte a tus necesidades.

  • El transporte desde y al aeropuerto o a la estación de buses/trenes
  • Los teléfonos deben estar cerca de la cama y en el baño
  • Piscinas climatizadas para hacer ejercicio y relajación
  • Pasamanos al lado del inodoro y la tina
  • Manijas en las puertas en vez de perillas redondas en grifos y en los controles de la tina/ducha
  • Servicio a la habitación y de lavandería
  • Rampas en vez de escaleras


Transporte aéreo

El transporte aéreo puede presentar algunas dificultades para las personas con artritis. Pero la mayoría de los problemas se pueden minimizar siguiendo estos consejos:

  • Escoge un vuelo que por lo general no esté muy lleno, durante las horas que no son pico.
  • Reserva un vuelo sin escalas, en especial si deseas evitar caminar una larga distancia entre las puertas de embarque o viajar más tiempo del necesario.
  • Imprime tu pasabordo con tiempo.
  • Si necesitas asistencia especial, llega por lo menos una hora antes del check-in.
  • Si es posible, despacha tu equipaje en la acera al llegar al aeropuerto.
  • Si debes cambiar de aviones, planea para que tengas un buen tiempo entre vuelos.
  • Pide una silla de ruedas o un carrito motorizado para que te puedas mover entre la puerta de embarque y la zona de recolección de equipajes o afuera en el área de transporte.
  • En el avión, pide ayuda para poner tu equipaje de mano en el compartimento de equipaje.
  • Esto te dejará espacio para estirar tus piernas.
  • Camina por el pasillo cuando sea posible para reducir la rigidez en las rodillas, las caderas y en la espalda durante un vuelo largo.


Ejercicios para viajar

Solo porque te vas de vacaciones o a visitar a tu familia, no quiere decir que tu rutina de ejercicios tenga que sufrir. Los ejercicios de estiramiento se pueden hacer en la comodidad de la habitación de tu hotel o en la casa de tus parientes. Y algunos se pueden hacer en tránsito. Para ayudar a que las articulaciones se mantengan fuertes y flexibles, sigue las siguientes normas:

  • Cuando estés sentado, presiona tus piernas para fortalecer los músculos que ayudan a darle apoyo a la espalda y a las piernas. Sostén durante seis segundos. Relájate y repite. De manera gradual, aumenta a cinco, 10 y luego 20 repeticiones. Hazlo dos veces al día.
  • Siéntate en una silla y apoya tus pies en una mesa o en una silla con una altura cómoda. Estira tu pierna y jala tus dedos hacia ti, estirando la parte de atrás de tu pierna. Sostén durante seis segundos, relájate y repite hasta 12 veces. Para mantener las rodillas flexibles, repite este ejercicio dos o tres veces al día.
  • Para tobillos y pies flexibles, siéntate en una silla con los pies planos sobre el piso. Levanta tus dedos hacia arriba lo más posible mientras mantienes tus talones en el piso. Luego levanta tus talones hacia arriba lo más posible mientras mantienes tus dedos en el piso. Gira tus tobillos en una forma circular, encoge los dedos hacia arriba y hacia abajo y de una forma circular.
  • Incluso antes de levantarte, calienta motores para el día doblando cada rodilla hacia el pecho, una a la vez. Repite,
    alternando las rodillas. Aumenta gradualmente hasta que puedas hacer de cinco a 10 repeticiones. Jala ambas rodillas hacia tu pecho al mismo tiempo y sostenlas durante seis segundos. Repite, aumentando de cinco a 10 repeticiones.
  • Acuéstate sobre tu espalda y mueve los pies y las piernas en el aire como si estuvieras montando una bicicleta mientras cuentas hasta seis.
  • Relájate y repite. De manera gradual, aumenta a cinco y luego a 10 repeticiones una o dos veces al día.
  • Para estirar tu cadera, acuéstate sobre tu abdomen en la cama o en el piso.
    Levanta tu pierna hacia atrás, mantén tu rodilla derecha. Levanta la otra pierna y sostén por seis segundos. Repite. De manera gradual, aumenta a cinco y luego 10 repeticiones.

La artritis es una aflicción que le puede suceder a personas de cualquier edad.
El dolor que inflige puede restringir las actividades cotidianas diarias y no existe una cura. Sin embargo, puedes combatir los efectos debilitadores de la artritis y no permitir que controle tu vida.