Dolor de artritis menor y en las articulaciones

Hacer un plan de actividad física

Hacer un plan de ejercicios

Empezar un programa continuo de ejercicio es un paso vital para comenzar a tener control de tu artritis. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que un programa de ejercicio frecuente y moderado mejora bastante la flexibilidad de las articulaciones y ayuda a aliviar el dolor y la rigidez en las personas con artritis.

  • Escoge actividades de bajo impacto como caminar a un paso rápido, bailar o nadar, estas no ponen tanta tensión en las articulaciones. Evita correr y tomar clases aeróbicas de alto impacto, lo cual exige que saltes.
  • Alterna entre actividades. Si tienes una rutina de ejercicio divertida, es más probable que la sigas haciendo.
  • Haz actividades aeróbicas durante 20 minutos o por lo menos tres veces a la semana. Aumenta la duración de forma gradual.
  • Haz ejercicio con un amigo o familiar. Tendrás una oportunidad de socializar y para que alguien te brinde apoyo y motivación.
  • Intenta caminar. Es fácil, se puede hacer en lugares cerrados o afuera y no requiere de un equipo especial.
  • Siempre haz un enfriamiento después de hacer ejercicio, con solo unos minutos de ejercicios aeróbicos y ejercicios con amplitud de movimientos lentos.


Lista para un régimen de ejercicio seguro:
  • Consulta a un médico o a otro profesional de la salud antes de empezar un programa de ejercicio.
  • Nunca sostengas tu respiración mientras haces ejercicio. Respira profundo y de forma constante.
  • Deja de hacer ejercicio de inmediato si tienes un dolor agudo o te sientes mareado, con náuseas o te falta el aire.
  • Empieza despacio y aumenta gradualmente la duración y la dificultad de tu régimen de ejercicio. Esto puede durar varios meses. Podrás sentir una mejoría en tu fuerza y flexibilidad.
  • Evita movimientos rápidos y bruscos. Los movimientos suaves, con cuidado son más fáciles sobre tus articulaciones y dan mejores resultados.
  • Haz pausas frecuentes entre ejercicios. Deja de hacer ejercicio si tu cuerpo te dice que es suficiente (pero recuerda siempre hacer un periodo de enfriamiento primero).
  • Toma bastante agua fresca cuando hagas ejercicio, especialmente en los días calientes.
  • El ejercicio moderado no debe causar dolor. Si llega a haber dolor y persiste por más de dos horas después de hacer ejercicio, llama a un profesional de la salud.
  • Para el dolor de artritis menor o molestias musculares, un medicamento sin receta como Advil® puede ser útil. Sin embargo, lee primero la etiqueta del analgésico y sigue las instrucciones. Si un remedio sin receta no alivia el malestar o si estás tomando medicamentos con receta por cualquier razón, consulta a un profesional de la salud.