Dolores y molestias musculares

Cómo identificar lesiones

Cómo identificar lesiones

Ser físicamente activo no debería ser doloroso, pero a veces ocurren lesiones. Las más comunes son las que los médicos deportivos llaman lesiones por "uso excesivo", las cuales suelen suceder por tratar de hacer demasiado muy pronto.

Las molestias y los dolores musculares generales son normales cuando comienzas una actividad nueva o aumentas la intensidad o la duración del ejercicio. El estiramiento adecuado durante la fase de enfriamiento puede ayudar a prevenir muchos de los dolores del “día después” de hacer ejercicio. Por otro lado, el dolor en las articulaciones o los ligamentos, son por lo general una causa de preocupación.

Los tipos más comunes de lesiones
  • Tirones y desgarres musculares: los desgarres en la fibra muscular y los tendones se deben por lo general a estirarse de manera incorrecta.
  • Esguinces: son desgarres en los ligamentos que conectan los huesos - estos por lo general suceden cuando las articulaciones se voltean de una forma rara con fuerza.
  • Tendinitis: la inflamación de los tendones que puede impedir el movimiento articular, por lo general es causada por el uso excesivo o la técnica incorrecta.
  • Fracturas por estrés: fisuras en la superficie de los huesos que indican un trauma a punto de fractura.
  • Huesos fracturados: las fracturas al sistema esquelético, por lo general son obvias debido al dolor intenso y siempre requieren de atención médica.


Normas de auto-tratamiento

Afortunadamente, varias de las lesiones más comunes se pueden tratar en casa después de que hayas evaluado la gravedad de la lesión y determinado que no requiere atención médica. Para los desgarres y esguinces, las normas más recomendadas son las siguientes:

  • Dejar descansar el área lesionada de inmediato para detener la circulación de la sangre a esa parte del cuerpo.
  • Aplicar hielo de inmediato - este reduce los vasos sanguíneos y la inflamación.
  • Poner una compresa sobre el área lesionada con una banda elástica o una tela para ayudar a reducir la inflamación.
  • Elevar la parte afectada a un nivel más alto que el corazón.


Cuándo ver al médico

Deja que el sentido común guíe tu decisión acerca de buscar atención médica, considera el grado de dolor y las circunstancias de la lesión como normas. Por lo general, consulta a un médico si:

  • El dolor es extremo o persiste.
  • Has padecido un trauma en una articulación, y esto puede haber afectado el tejido conectivo subyacente.
  • Una lesión no se cura en tiempo razonable.
  • Te da una infección o fiebre.
  • No estás seguro de la gravedad de la lesión.